Corporación Hombres Hermanos

PRESENTACIÓN DE SU FILOSOFÍA DE VIDA

Filosofía de vida no se confunde  con la Visión.  Ésta tiende  a concretar  una  acción, una misión.  En cambio, por   filosofía  entendemos   lo que yace en el fondo de un proyecto  y se convierte en su inspiración.

La filosofía de vida  es proclamada   en el nombre de la Organización o proyecto,  pretende ser el emblema de la Corporación.  En este  caso  es  HOMBRES – HERMANOS.

No se apeló a ningún santo  como para recordarlo y honrar su memoria,  pero sí a un nombre que expresa la  dolorosa  situación  de recordar  a la sociedad, que se  hunde en la violencia,  que el camino  es  aprender a  vivir como hermanos.

Sabemos  que existen  clases sociales, como ya no se puede negar eso  de  usar   eufemismos no cabe, por ejemplo: suena  mejor   hablar  de  gente  humilde  y no de pobres, de estratos, de pesca milagrosa  en vez de  secuestros.  Pero la realidad  es  que  unos  tienen  acceso  a todo  lo que la modernidad   ofrece  y  otros,  los menos  favorecidos, ( ¿por  Dios será?)  continúan anclados   en  tiempo pre-industrial.

El nombre   Hombres – hermanos es, en  sí, un proyecto para realizar,  inspirado por  los  grandes  Maestros,  entre  ellos aquél  que reconocemos  como  nuestro camino  que  andar  para   llegar a la verdad   de la vida  y la vida de todos. Por eso  a la entrada   de la casa    se lee  :  Uno es vuestro  Maestro  y todos vosotros  sois  hermanos".. Ultima  recomendación  antes  de subir  al patíbulo.

El proyecto  Hombres  hermanos  pretende  "salvar"  la  distancia, la  separación  que hay entre los humanos. Por esta razón la Corporación  acoge  a los desprotegidos  ofreciéndoles   un ambiente  no sólo de protección  sino también de expansión,  tanto   físico  como mental.  Pero también nos dirigimos  a la  clase   pudiente   a dar la mano  en la  realización de  ese sueño.

Sin embargo, no se trata sólo de  resolver una situación  de indigencia albergando unas cuantas personas en un espacio comunitario y de privacidad, sino también  de  despertar  conciencias.  La  conciencia    de que “todos somos uno” y  que,  por lo tanto,  la suerte  de uno  afecta   necesariamente  a  otro, a todos.  Por eso "amar a otro como a sí mismo".Este el imperativo de las leyes  inquebrantables  de  la  existencia  humana  y del universo.   La ciencia  hoy en día   confirma   la  intuición  y el sentir  de las  antiguas   filosofías  religiosas.

Este es el legado del Fundador y muchas personas que han colaborado con la Causa: Hombres – Hermanos.

 

 

 


[1] Jn, 17, 21.

[2] Mc, 12, 31.

 

Añadir nuevo comentario